Puente Democrático

 23.4.2014 
Inicio | Comunicados | Declaraciones | Eventos | Observatorio | Publicaciones | Red | Videos | Suscripción | Staff | English
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Google +    
Artículos
Acerca de Puente Democrático
Programa del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) dedicado a la promoción internacional de las libertades civiles y políticas.
Ver más
Turismo Solidario
Turismo Solidario en Cuba
Libros
Diplomacia y derechos humanos en Cuba. De la Primavera Negra a la liberación de los presos políticos, de Ingemar Cederberg y otros
Los Derechos Fundamentales y el Orden Jurídico e Institucional de Cuba, de Ricardo M. Rojas
Maten al cartero, de Jorge Elías
Libertad de Prensa
Alertas a la Libertad de Prensa.
Apoyo al Movimiento Cívico en Cuba
Guía del Movimiento Cívico Cubano
Rescate Cultural
Movimiento Democrático
ProCubaLibre
Instituto Václav Havel
Instituto Václav Havel
Documentos

Normativa internacional de los derechos humanos y el sistema democrático
Por Edgardo Riveros Marín

Una crisis en el concepto de derechos humanos en el comienzo del siglo XXI
Por Yevgeniy Zhovtis

Terrorismo de estado y la cuestión de la memoria
Por Jaime Malamud Goti

El periodista inglés Robert John Cox. El gran héroe liberal durante la dictadura militar argentina
Por Gabriel C. Salvia

Donaciones
Contribuya a tender puentes
para globalizar la democracia
Videos
Contacto

correo@puentedemocratico.org

Reconquista 1056 piso 11
1003 - Buenos Aires
República Argentina

Tel: (5411) 4313-6599 / 4312-4741
Fax: (5411) 4312-7743

Publicaciones > Artículos

Paraguay, China y el patetismo mercosureano
Por Gabriel C. Salvia

27 de junio de 2012

Son varias y muy vergonzosas las actitudes de doble standard de Argentina, Brasil y Uruguay respecto a la defensa de la democracia y los derechos humanos.
Enviar: Enviar por E-Mail Imprimir: Imprimir Compartir:

El bloque del Mercosur que integran Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay –y con incorporación pendiente de Venezuela- es muy cuestionado por sus resultados en materia de integración comercial; pero su mayor fracaso ha sido, sin lugar a dudas, en el plano político.

En algunos casos las posturas políticas en el ámbito del Mercosur llegan directamente al ridículo. Por ejemplo, el pasado lunes 25 de junio se realizó una teleconferencia desde Buenos Aires con la presencia de la presidenta de la Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, junto al Primer Ministro de China, Wen Jiabao, y la participación de los jefes de gobierno de Brasil, Dilma Rousseff, y José Mujica, Uruguay, desde sus respectivos países, en cuya ocasión se llegó a plantear la posibilidad de un acuerdo de libre comercio entre China y el Mercosur.

Al respecto, el nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco, no fue invitado a participar de la teleconferencia porque sus socios del Mercosur consideran ilegítimo a su gobierno, a raíz de la destitución del Presidente Fernando Lugo. Si bien es criticable la rapidez del juicio político a Lugo, el mismo se realizó de acuerdo a los requisitos que establece la constitución del Paraguay. 

Lo paradójico es que ninguno de los tres abanderados de los derechos humanos de los países del Mercosur –en especial la anfitriona- se animó a cuestionar la legitimidad democrática de su interlocutor en la teleconferencia, es decir, el representante de la dictadura fascista de China. Y, lo peor, es que ni siquiera se les pasó por la cabeza, como –hay que decirlo- a la opinión pública en general.

Este es el mismísimo y pintoresco Mercosur que condena el embargo de Estados Unidos de América a Cuba –al que lo califican erróneamente como “bloqueo”- pero que adoptó el “Protocolo Adicional al Tratado Constitutivo de UNASUR sobre Compromiso con la Democracia”, en cuyo artículo 4º, inciso b, dispone en caso de ruptura o amenaza de ruptura del orden democrático, entre otras medidas destinadas a restablecer el proceso político institucional democrático, el “Cierre parcial o total de las fronteras terrestres, incluyendo la suspensión y/o limitación del comercio, tráfico aéreo y marítimo, comunicaciones, provisión de energía, servicios y suministros”. La adhesión de Lugo al establecimiento de un eventual “bloqueo” contra su propio país, fue una de las acusaciones del parlamento paraguayo para fundamentar su destitución.

Y son los mismos países que integran el Mercosur los que apoyaron en la OEA la suspensión del gobierno hondureño de Porfirio Lobo, al tiempo que hace unos meses en Cartagena de Indias proponían con vehemencia invitar a la dictadura cubana de partido único. Es que aun aceptando la ilegitimidad democrática del gobierno de Pepe Lobo, la “monarquía absolutista” de los Castro en Cuba califica muchísimo peor que Honduras.

Como puede apreciarse, son varias y muy vergonzosas las actitudes de doble standard de Argentina, Brasil y Uruguay respecto a la defensa de la democracia y los derechos humanos, que lamentablemente también se repiten en el resto de los organismos regionales.

Gabriel C. Salvia es titular de CADAL y director del proyecto Puente Democrático.

 

:: Compartir ::
Enviar por E-Mail Enviar  Imprimir Imprimir  facebook Facebook  
Linkedin Linkedin  Google Google  digg Digg  
delicious Delicious  Windows Live Windows Live  MySpace MySpace  Sonico Sonico  

 
Videos
 

Inicio | Declaraciones | Eventos | Observatorio | Publicaciones | Acerca | Videos | Suscripción | English

correo@puentedemocratico.org

© Puente Democrático 2009-2014. Todos los Derechos reservados.