Puente Democrático

Eventos / Presentaciones
Orlando Guitérrez Boronat:
La situación interna en Cuba y los desafíos de la comunidad democrática internacional
7 de abril de 2005
Presentación de Orlando Guitérrez Boronat en el Seminario Internacional sobre la situación interna en Cuba y los desafíos de la comunidad democrática internacional
Por CADAL
@cadal

Orlando Guitérrez Boronat

Presentado en el seminario, La situación interna en Cuba y los desafíos de la comunidad democrática internacional, organizado por el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina, en Cooperación con la Carrera de Ciencia Política de la Universidad de Belgrano, la Fundación Konrad Adenauer y El Proyecto Sobre la Transición en Cuba* (Instituto de Estudios Cubanos y Cubano Americanos, Universidad de Miami, Jueves, 7 de abril, 2005). Universidad de Belgrano. Buenos Aires, Argentina

* El CTP está financiado con el apoyo del Buró de América Latina y el Caribe,  Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional [Bureau for Latin America and the Caribbean, U.S. Agency for International Development, USAID] bajo los términos de la subvención No. EDG-A-00-02-00007-00. Este seminario es posible gracias al apoyo prestado por USAID. Las opiniones expresadas en este seminario son las de los participantes y comentaristas y no reflejan necesariamente los puntos de vista de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

Muy buenas tardes. Quiero agradecerle a la Universidad de Miami y a CADAL, esta invitación para hablar aquí sobre temas de Cuba. Y precisamente yo quisiera tocar hoy una serie de mitos que encuentro cada vez que hablo en algún lugar sobre la oposición cubana, especialmente en América Latina. Y son siete mitos sobre la oposición cubana que son recurrentes y que yo creo que son parte de la campaña de desinformación que tiene la dictadura castrista para, de alguna forma, distorsionar la imagen de aquellos que dentro del país, con gran valor, están comprometiendo sus vidas con una opción de cambio pacífico para todos lo cubanos.

El primer gran mito que yo he encontrado es que en Cuba, sencillamente, no hay oposición, que la única oposición está basada en Miami y que los 12 millones de cubanos que viven en Cuba apoyan de forma monolítica a la revolución cubana. Este es el más fácil de desmentir pero es la que más encuentro cada vez que viajo. La oposición cubana está dentro del país, por eso Cuba hoy tiene la cantidad más alta de presos políticos de toda América Latina, por eso Cuba hoy  es un país donde no existe el estado de derecho, por eso Cuba hoy es un país que ha sido repetidamente condenado por la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, por eso es un país listado entre los peores violadores de derechos humanos por Amnistía Internacional, por eso es un país que ha sido sancionado por la Unión Europea por sus prácticas institucionalizadas de violación de los derechos humanos.

Ese nivel de represión indica la existencia de una oposición. Y además, si en cualquier día uno va a la computadora o va al periódico y busca noticias sobre Cuba, lo que está generando noticias en Cuba es la existencia, precisamente, de un movimiento disidente dentro del país que está luchando por el cambio. Entonces el primer mito de que no hay oposición cubana es mentira. Existe una oposición cubana, está dentro de Cuba, no está en Miami y es una oposición que además está actuando dentro del país.

El segundo mito que escucho es que si existe una oposición dentro de Cuba, es muy pequeña numéricamente. Eso también es falso. Si comparamos a Cuba con otros países que padecieron dictaduras totalitarias, por ejemplo Europa del Este, vemos que Cuba no solamente tiene una oposición activa sino una oposición numerosa. En el año 2002 activistas cubanos de derechos humanos y activistas cívicos lograron reunir 35.000 firmas de cubanos para promover una iniciativa cívica de reformar y de cambiar la Constitución cubana para poder dar paso a elecciones libres en el país. 35.000 firmas.

Cuando yo he conversado con polacos, con checos, con estonios, con gente que padeció las dictaduras comunistas de Europa del Este, me dicen que ese número es impresionante para ellos. Nunca lo hubieran logrado ellos en sus luchas respectivas. Es más, fundadores polacos de Solidaridad, que han estado en Cuba, que conocen la situación cubana, me dicen que el país que numéricamente ha tenido la mayor cantidad de disidentes después de Polonia, ha sido Cuba. No la República Checa, no Estonia, no Alemania. Estos países tuvieron grandes movimientos pero ya en los últimos momentos del cambio.

Hoy por hoy, fuentes creíbles dentro de Cuba: diplomáticos, periodistas, gente que está en la oposición calculan la cantidad de opositores cubanos activos en el país entre 5 mil y 10 mil personas. Y eso es impresionante para un país de 12 millones de personas en el cual existe el nivel de represión que existe en Cuba.

Además, si aplicamos a la oposición cubana la máxima de Lucha de Reguera de Mao Tse Tung, por cada luchador cívico tiene que haber una base de apoyo de diez personas. Si en Cuba hay una oposición de entre 5 mil y 10 personas, quiere decir que tiene una base de simpatizantes activos de entre 50 mil o 100 mil personas, un número considerable en un país, de nuevo, donde existe una represión muy sofisticada e institucionalizada.

El tercer mito que escucho a menudo es que si existe una oposición y que si esta oposición no es pequeña numéricamente está basada única y exclusivamente en La Habana, que es una oposición en La Habana, de unos cuantos intelectuales o figuras de segunda categoría que se han opuesto al régimen. Eso también es mentira. La espina dorsal de la resistencia al régimen castrista, no solamente en esta etapa de disidencia pacífica dentro del país, sino históricamente ha estado en las provincias, ha estado en el interior de Cuba. Ramón mismo es de Oriente, la zona oriental de Cuba.

Y si… ahí hay un folleto que estaba en la entrada, no sé cuántos de ustedes lo habrán recogido, que se llama Pasos a la Libertad. Es un informe anual que producimos sobre el movimiento cívico en Cuba, y Pasos a la Libertad posee por ejemplo un porcentaje comparativo de las acciones de resistencia cívica en La Habana y en las provincias y ustedes verán que año tras año, se puede comprobar aquí que la mayor parte de las acciones no violentas, realizadas por la oposición cubana dentro de Cuba, toman lugar en el interior del país.

Volviendo a estos 75 líderes cívicos, más de la mitad de ellos son de las provincias, son del interior de Cuba. Y la resistencia al castrismo, históricamente ha tenido su valuarte principal precisamente en las provincias.

El cuarto mito que a menudo escucho y el que más lo promueve es el régimen castrista, por supuesto, es que es una oposición violenta la que está dentro de Cuba. Esto es mentira. El movimiento cívico en Cuba ha optado por la no violencia activa. Y ha optado por la no violencia activa, no solamente como la forma más efectiva de luchar contra un régimen totalitario porque desafiar a un régimen totalitario públicamente, desafiar a un régimen totalitario cívicamente erosiona la misma base ideológica de ese régimen.

Es una oposición no violenta también como propuesta ante la historia de Cuba. Porque lo que dicen los líderes cívicos dentro de Cuba, los que han participado en ese movimiento dentro del país es que gran parte de los males políticos de Cuba provenían precisamente del culto a la violencia que existió en nuestro país durante la República, y ese culto a la violencia más que ningún otro factor, ha servido como piedra fundamental de lo que es el castrismo en el poder. Entonces la oposición dentro de Cuba, la oposición cívica dentro de Cuba es una oposición de convicción no violenta que a pesar de la gran violencia ejercida en su contra ha resistido con una gran dignidad y con una gran vocación cívica a lo que es un régimen violento por definición.

El quinto mito que he escuchado es que la oposición cubana está compuesta por las clases privilegiadas desplazadas por la Revolución. Esto es categóricamente falso. En primer lugar, según Amnistía Internacional Cuba cuenta con unos 400 presos políticos, aproximadamente el 60 por ciento de estos presos políticos son cubanos de la raza negra. Si uno vuelve a ese número de 400 presos de conciencia, la mayor parte de estos presos políticos son obreros, campesinos, personas jóvenes. Todos provenientes de las clases más humildes de la sociedad cubana. Estas estadísticas que Ramón ha dado, que están muy buenas, me ayudan a mí a comprender por qué es esto, porque en Cuba existe una gran represión social y los que están resistiendo esa presión son precisamente las clases más humildes afectadas por esta represión.

Yo solamente les pido que lean este informe y las actividades que se llevan a cabo dentro de Cuba y lo que está haciendo el movimiento cívico y verán su origen social. Es decir, lo que existe dentro de Cuba es un movimiento cívico no violento a nivel nacional compuesto por las clases más humildes de la nación cubana. ¿Hay intelectuales involucrados? Por supuesto que los hay, especialmente en La Habana. ¿Hay gente con gran formación académica involucrada en el movimiento disidente en Cuba? Sí, por supuesto, y muchos están presos. Pero la base del movimiento está en las provincias y está precisamente en estas clases humildes, estas clases trabajadores que componen la nación cubana.

El sexto mito es que la oposición en Cuba no es endógena, sino que ha sido creada por Miami o por Washington. Esto es completamente falso. Una persona como Ramón Colás, que es el fundador de las bibliotecas independientes en Cuba, jamás había salido de Cuba hasta el momento en que tuvo que desterrarse. Y los que están luchando dentro de Cuba, son gente que nació en Cuba, que se crió en Cuba, que su contacto con el exterior ha sido mínimo y que están reaccionando a una realidad que ellos conocen dentro del país. Los que están dentro de Cuba luchando, son gente que están actuando por un cambio que ellos ven necesarios para su sociedad.

Y por último, el séptimo mito que me encuentro a menudo es que la oposición cubana es inactiva, que solamente existe simbólicamente pero que no hace nada. Una vez más nosotros todos los años en el Directorio publicamos este informe anual sobre las actividades del movimiento cívico dentro de Cuba, y lo hacemos basados en las categorías de luchas cívicas no violentas que han investigado diferentes académicos. Intentamos clasificar y ver qué es lo que está pasando dentro del país con la oposición a nivel social. Cuando hicimos el primer informe en el año 97, solamente pudimos documentar 44 acciones de resistencia cívica. En el año 2003 documentamos 1328 acciones. Año tras año desde que empezamos a documentar, hemos visto un incremento en la cantidad de acciones de resistencia cívica llevadas a cabo dentro de Cuba por la oposición. Por ejemplo en el año 2001, 600, en el año 2002, 959, en el año 2003, 1328. Entonces en Cuba existe una oposición que está activa, que está constantemente activa buscando la creación de espacios de libertad que le permiten conformar una base popular de resistencia a lo que es la dictadura dentro de Cuba.

Los mitos sobre la oposición cubana son fáciles de desmentir. Para todo el que quiera ver, para todo el que quiera comprobar, en Cuba existe un movimiento cívico de profunda raíz popular, a nivel nacional, de convicción no violenta, y muy activo. Y es por eso que el régimen castrista tiene que seguir arrestando cubanos, tiene que seguir persiguiendo cubanos, porque sabe que este movimiento cívico es solamente una pequeña muestra de lo que es el gran descontento que existe en la población cubana y es por este temor que este régimen que se dice tan poderoso y que se presenta como tan poderoso, tiene que arremeter con toda su fuerza, contra lo que parece ser un movimiento pequeño y endeble pero que en realidad no lo es. Y yo creo que la imagen más clara y más contundente de este movimiento está en la portada de este informe, y son las Damas de Blanco, estas son las madres y las esposas de los presos políticos cubanos que semanalmente en diferentes ciudades de Cuba, van a misa a rezar por la libertad de sus seres queridos que están encarcelados por sus ideas y después salen a manifestarse pacíficamente frente a las Iglesias. Y estas mujeres que ustedes pueden ver aquí en esta foto, representan el corazón de ese movimiento, este es el movimiento por el cambio en Cuba, y este es el movimiento por la transformación política de Cuba, para que Cuba pueda constituirse en una república democrática sustentada y fundamentada por cubanos.

Muchas gracias.

Sobre el Autor

Orlando Gutiérrez es Secretario Nacional del Directorio Democrático Cubano.  Orlando Gutiérrez nació en La Habana, Cuba en 1965. Exiliado a temprana edad, tiene licenciatura en periodismo y ciencias políticas y una maestría en ciencias políticas de la Universidad Internacional de la Florida.  Actualmente es candidato al doctorado en estudios Internacionales en la Universidad de Miami. Orlando ha trabajado como periodista y profesor y sus publicaciones incluyen el ensayo "Hacia la Gran Nación", el libro La República Invisible y los informes "Cuba y la Coalición del Terror" y "Pasos a la Libertad."
 
Activista de derechos humanos desde sus años estudiantiles en los 1980s, ha tenido un rol importante en hacer conciencia sobre el movimiento opositor en Cuba y promover a este movimiento como la vía primordial para reconstruir una democracia vital en la Isla. Es miembro fundador y Secretario Nacional de Directorio Democrático Cubano y ha disertado sobre la temática cubana en diferentes foros académicos, así como organizaciones sin fines de lucro e instituciones gubernamentales a través de Europa, América Latina y los Estados Unidos. También ha viajado a diversos rincones del mundo informando a la comunidad internacional sobre la realidad cubana y buscando solidaridad para los intelectuales y activistas cívicos en Cuba.

Twitter: @cadal
Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter Seguinos en Youtube Seguinos en Google +    
Artículos
Acerca de Puente Democrático
Programa del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) dedicado a promover la solidaridad democrática internacional.
Ver más
Documentos

Derechos Humanos antes y después de la caída del Muro de Berlín
Por Günter Nooke

Enfrentar el resurgimiento del autoritarismo
Por Christopher Walker

Normativa internacional de los derechos humanos y el sistema democrático
Por Edgardo Riveros Marín

Una crisis en el concepto de derechos humanos en el comienzo del siglo XXI
Por Yevgeniy Zhovtis

Instituto Václav Havel
Instituto Václav Havel
Redes
Coalición Internacional para Detener los Crímenes contra la Humanidad en Corea del Norte
Libros
Diplomacia y derechos humanos en Cuba. De la Primavera Negra a la liberación de los presos políticos, de Ingemar Cederberg y otros
Los Derechos Fundamentales y el Orden Jurídico e Institucional de Cuba, de Ricardo M. Rojas
Maten al cartero, de Jorge Elías
Turismo Solidario
Turismo Solidario en Cuba
Apoyo al Movimiento Cívico en Cuba
ProCubaLibre
Videos
Donaciones
Contribuya a tender puentes
para globalizar la democracia
Contacto

correo@puentedemocratico.org

Reconquista 1056 piso 11
1003 - Buenos Aires
República Argentina

Tel.: (+5411) 4313-6599

Videos

correo@puentedemocratico.org

© 2009 - 2017 Copyright Puente Democrático / Todos los Derechos reservados.