Red Puente Democrático Latinoamericano

 28.11.2014 
Inicio | Acerca de la Red | Actividades | Integrantes | Proyectos | Solicitud de Incorporación
Institutos Asociados
  Argentina

  Brasil

Instituto Millenium

  Costa Rica

Instituto de Prensa y Libertad de Expresión

  Chile

Corporación Justicia y Democracia

  Ecuador

Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios

  Perú

Instituto Peruano de Economía Social de Mercado (IPESM)

  Venezuela

Observatorio Hannah Arendt

Institutos Adherentes
  Bolivia

Fundación para el Periodismo

  Colombia

Unión Colombiana de Jóvenes Demócratas (UCJD)

Contacto

red@puentedemocratico.org

Reconquista 1056 piso 11
1003 - Buenos Aires
República Argentina

Tel: (5411) 4313-6599
Fax: (5411) 4312-7743

Premio 2010 a la Apertura Democrática en Cuba
10 de mayo de 2010

Enviar: Enviar por E-Mail Imprimir: Imprimir Compartir:

El gobierno cubano ha establecido un régimen de partido único que reprime el ejercicio de las libertades democráticas e impide cualquier tipo de transformación política pacífica. Todo reclamo de apertura en Cuba implica tener gran valentía y asumir enormes riesgos. Para destacar la labor de los cubanos que, a pesar de tan grandes obstáculos, intentan que sus compatriotas puedan iniciar el camino hacia una transición a la democracia, la Red Puente Democrático Latinoamericano ha creado el Premio a la Apertura Democrática en Cuba. Este año, en su primera edición, la Red le encargó a su instituto asociado en Chile, la Corporación Justicia y Democracia, la integración de un jurado para el otorgamiento de este Premio. Al respecto, el jurado integrado por Patricio Aylwin, Soledad Alvear, Lourdes Flores y Patricio Walker resolvieron otorgarle el Premio 2010 a la Apertura Democrática en Cuba al “Proyecto Varela”, por considerarlo una iniciativa con exitosos antecedentes en países de América Latina como Chile y Uruguay, el haber obtenido un apoyo ciudadano sin precedentes dentro de la isla y una gran repercusión internacional. A ello, el Jurado también destacó que el “Proyecto Varela” es una de las iniciativas pacíficas dentro de Cuba que ha sufrido el mayor costo en cantidad de miembros y extensión de las condenas durante la ola represiva de marzo del 2003.

En este reconocimiento al “Proyecto Varela”, el Jurado hace extensivo el mismo a todas las iniciativas dentro de Cuba que mediante métodos no violentos promueven la apertura política y con ella el respeto a las libertades democráticas fundamentales.

Fundamento del Premio 2010 a la Apertura Democrática en Cuba

Entre los instrumentos internacionales de derechos humanos, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre establece, en su artículo XIV, que “toda persona tiene derecho de presentar peticiones respetuosas a cualquier autoridad competente, ya sea por motivo de interés general, ya de interés personal, y el de obtener pronta resolución”. Al respecto, un ejemplo claro de la supremacía del poder estatal por sobre aquellos derechos formalmente enumerados en la constitución cubana, que emana del artículo 62, lo constituye el llamado “Proyecto Varela”, presentado en 2002 y que no ha merecido la respuesta del gobierno. Oswaldo Payá Sardiñas, fundador en 1986 del Movimiento Cristiano de Liberación, presentó el 10 de mayo de 2002 ante la Asamblea Nacional del Poder Popular un proyecto de referéndum al que denominó “Proyecto Varela”.

Conforme el artículo 63 de la Constitución de Cuba, los ciudadanos tienen el derecho de dirigir quejas y peticiones a las autoridades. Pueden presentar iniciativas de ley acompañando las firmas de 10.000 personas (artículo 88, inciso g). El “Proyecto Varela” fue acompañado con planillas conteniendo las firmas y datos personales de 11.020 personas, es decir, 1.020 más de las exigidas legalmente. Payá Sardiñas presentó su pedido de referéndum, invocando varias cláusulas constitucionales. Invocó además el artículo 292 del Código Penal, que sanciona con privación de libertad de tres meses a un año y multa de trescientas cuotas al que impida u obstaculice que una persona dirija quejas o peticiones a las autoridades. Si el delito se comete por un funcionario público con abuso de su cargo, la sanción se eleva a privación de la libertad de seis meses a dos años y multa de doscientas a quinientas cuotas.

Básicamente, los temas que se solicitó someter a decisión popular están vinculados con la libertad de expresión y asociación, la amnistía de presos políticos, el reconocimiento del derecho de propiedad para formar empresas y la necesidad de una reforma electoral. En la nota que acompaña al Proyecto, Payá Sardiñas solicitó una entrevista para explicarlo a las autoridades, que dicho Proyecto fuese divulgado en los medios de difusión estatales y que se les permitiese explicarlos al pueblo cubano, para que los ciudadanos pudieran opinar al respecto. Invocó para ello los artículos 53, 84 y 87 de la Constitución.

Desde entonces, no hubo ningún trámite en la Asamblea Nacional ni en ningún otro organismo del estado. No se hizo mención alguna al “Proyecto Varela” desde el gobierno. La respuesta, en cambio, fue la reforma constitucional dispuesta por la Asamblea Nacional del Poder Popular el 26 de junio de 2002, por la que se agregó un párrafo final al artículo 3º que dispone que el socialismo y el sistema político y social revolucionario es irrevocable, y modificó el artículo 137, disponiendo que no puede ser reformada la Constitución en lo que hace a su sistema político, económico y social, dado su carácter irrevocable.

Por su parte, los impulsores de esta solicitud de referéndum han sufrido las represalias por parte de los órganos del Estado. En efecto, cuando el 18 de abril de 2003 se produjo la detención masiva y condena sumaria de 75 opositores políticos, 42 de ellos estaban vinculados con la coordinación del “Proyecto Varela”, y muchos más eran firmantes de la petición. La posesión de ejemplares del proyecto y de planillas para la recolección de firmas, fue invocada en las sentencias sumarias como prueba de la tenencia de material subversivo, lo que justificó la imposición de penas que en algunos casos superaron los veinte años de prisión.

Tal ha sido la repulsión del gobierno hacia el “Proyecto Varela”, que su mención hizo que José Daniel Ferrer García recibiera 28 años de prisión, la mayor pena impuesta a los detenidos el 18 de marzo de 2003. En efecto, según testimonios de su esposa, Milka María Peña Rodríguez, durante el juicio Ferrer García le preguntó a uno de los jueces si quería firmar el “Proyecto Varela”, lo que motivó una explosión de ira y que pidiera para él la pena de muerte.

Acerca de la Red Puente Democrático Latinoamericano

La misión de la Red Puente Democrático Latinoamericano consiste en promover la democracia y los derechos humanos en América Latina a través de la generación de lazos de solidaridad, diálogo y reflexión entre diversas personas y entidades de la sociedad civil que ya están comprometidas en sus países con los valores democráticos y orientándose preferencialmente hacia aquellas realidades donde se sufren mayores restricciones y amenazas a la integridad de las personas, al estado de derecho y el ejercicio pleno de las libertades fundamentales. Para mayor información, puede ingresar a http://www.puentedemocratico.org/red/default.asp

 

:: Compartir ::
Enviar por E-Mail Enviar  Imprimir Imprimir  facebook Facebook  twitter Twitter  Linkedin Linkedin  Google Google  digg Digg  
delicious Delicious  Windows Live Windows Live  MySpace MySpace  Sonico Sonico  
 

Inicio | Acerca de la Red | Actividades | Integrantes | Proyectos | Solicitud de Incorporación

© Red Puente Democrático Latinoamericano 2014. Todos los Derechos reservados.