Comunicados
 
Declaración final y Documento de Trabajo del Memorandum de Praga
20 de septiembre de 2004
Durante los días 17, 18 y 19 de septiembre del 2004 nos hemos reunido en Praga, capital de la Republica Checa, para apoyar la lucha por el cambio democrático en Cuba.
 


Marcos Aguinis presentando junto a Vaclav Havel en un café de Praga el libro "Pruebas de contacto", del periodista y poeta Raúl Rivero, condenado a 20 años de prisión en Cuba.


Petr Pithart, Presidente del Senado de la República Checa, inaugurando la Cumbre de Praga por la Democracia en Cuba.


El Diputado Nacional Gabriel Llano (Argentina) junto al Ex Presidente de Chile, Don Patricio Aylwin.


De izquierda a derecha: Erik Jennische (Swedish International Liberal Centre), Fernando Ruiz (CADAL), Ivan Pilip (Ex Ministro de la República Checa) y Jan Bubenik (Ex parlamentario de la República Checa). Los cuatro fueron detenidos y encarcelados en Cuba por reunirse con opositores a la dictadura de Fidel Castro.


Gabriel Salvia (CADAL) expone en el panel de ONG's de América Latina.

Durante los días 17, 18 y 19 de septiembre del 2004 nos hemos reunido en Praga, capital de la Republica Checa, para apoyar la lucha por el cambio democrático en Cuba. En este foro han participado representantes y ministros de la Unión Europea y la América Latina, ex jefes de Estado, lideres de organismos regionales e internacionales, intelectuales, académicos, activistas de derechos humanos y de organizaciones no gubernamentales, parlamentarios de Europa y América Latina y representantes del movimiento cívico cubano. Han participado en esta reunión representantes del más amplio espectro ideológico, entre ellos: social demócratas, demócrata cristianos, liberales y conservadores.

Es indignante e inaceptable que las personas sigan siendo encarceladas en Cuba por sus ideas y actividad política pacifica. Sabemos que la mayoría de los cubanos desea un cambio no violento para establecer la libertad y la democracia en su país. Todos los aquí presentes estamos convencidos de la necesidad de ese cambio gracias al contacto permanente que mantenemos con el pueblo de Cuba, y no nos referimos solamente a la oposición política, si no incluso, al ciudadano común paralizado por el miedo a la represión.

La verdadera fuente de soberanía radica en los derechos naturales que le son natos a los ciudadanos de todo país. Un pueblo no es soberano si no puede ejercer estos derechos, si no puede elegir libremente a sus representantes políticos entre diferentes opciones ideológicas, si no puede contar con la existencia de un poder judicial independiente que fiscalice el poder gubernamental. Defendemos la soberanía cubana cuando defendemos el derecho del pueblo cubano a la democracia y cuando exigimos que el gobierno cubano cumpla con los acuerdos internacionales que ha suscrito en materia del respeto a los derechos humanos y la democracia.

Sin una amnistía general para todos los presos políticos, la devolución inmediata a la ciudadanía de sus libertades publicas conculcadas y la celebración de elecciones libres multipartidistas supervisadas internacionalmente, el pueblo cubano no puede ejercer plenamente su soberanía.

Nuestro objetivo radica en contribuir a crear las condiciones que le permitan al pueblo cubano alcanzar la democracia por medio de una transición no violenta. Nuestra prioridad radica en fortalecer a la sociedad civil y al movimiento cívico que están logrando esa democracia. Para poder lograr esto, queremos establecer objetivos comunes para un plan general de apoyo al logro de la democracia en Cuba que pueda implementarse de manera coordinada, a diferentes niveles y en diferentes partes del mundo. La coordinación general y el respaldo a este plan corresponderán al Comité Internacional por la Democracia en Cuba.

Los siguientes mecanismos deben ser creados para ayudar a establecer las condiciones que le permitan al pueblo cubano escoger libremente el sistema político y económico que desee:

· Una red internacional de organizaciones no gubernamentales que han expresado su solidaridad con la democracia en Cuba.

· Una red internacional de parlamentarios en apoyo a la democracia en Cuba.

· Un Grupo de Trabajo Presidencial en Apoyo a la Democracia en Cuba

· Una comisión de expertos para juntar las lecciones de las experiencias de transición vividas en Europa y América Latina y así ayudar al pueblo cubano en su propia transición a la democracia.

Los mecanismos funcionaran según un plan de trabajo cuyas prioridades serán:

Destacar que la comunidad internacional ni tolera ni tolerara la violación de los derechos humanos en Cuba. Esto es clave como medida de apoyo a las victimas actuales y como medida de prevención para que no haya violaciones futuras.

Las siguientes medidas serán implementadas para alcanzar este objetivo:

· Coordinar la adopción internacional de presos políticos por parlamentarios y ONGs.

· Preparar una lista de miembros del Régimen Castrista que estén directamente vinculados a las violaciones de los derechos humanos y procurar que no se les emitan visas para viajar a países democráticos.

· Movilizar a jóvenes, mujeres y a la sociedad civil alrededor del mundo en solidaridad con la condena a la violación a los derechos humanos en Cuba, lo cual solo se puede lograr mediante una amnistía general y la plena recuperación de sus libertades civiles por parte del pueblo cubano.

Lograr mayor reconocimiento internacional y legitimidad para el movimiento cívico cubano mediante:

· El apoyo a la actual Posición Común Europea sobre Cuba

· La creación de un Grupo de Trabajo Regional Latinoamericano que trabajara para abrirle las puertas de las embajadas latinoamericanas en La Habana al contacto con el movimiento cívico cubano.

· El Grupo de Trabajo Presidencial en Apoyo a la Democracia en Cuba se brindara como ente mediador para ayudar a la oposición cubana a establecer acuerdos fundamentales de cooperación y coordinación que llevaran a una transición pacifica a la democracia y al estado de derecho.

· Además, será una prioridad vital de este plan ayudar al pueblo cubano en su transición a la democracia mediante la creación de una Comisión Internacional que juntara las experiencias de las transiciones en Europa y la América Latina con el fin de apoyar al pueblo cubano en la construcción de un estado democrático.

Reconocemos el Manifiesto por la Libertad de los presos de conciencia en Cuba presentada por José María Aznar en esta cumbre y compartimos su objetivo de una movilización mundial por la amnistía general para los presos políticos cubanos.

El CIDC se compromete con un trabajo de largo plazo a favor de la democracia en Cuba para que algún día todos los ciudadanos cubanos puedan vivir con dignidad y ejercer plenamente sus derechos como seres humanos. Esta cumbre marca el inicio de un esfuerzo internacional concertado para ayudar a Cuba a convertirse en un miembro integro de la comunidad democrática mundial. Es con esta meta que nos comprometemos. Estamos convencidos que mediante sus propios esfuerzos y con la solidaridad internacional, el pueblo cubano será libre y tendrá paz.

Por el Comité:

Marcos Aguinis
Patricio Aylwin
Kim Campbell
Philip Dimitrov
Václav Havel
Jeane J. Kirkpatrick
Mart Laar
Luis Alberto Lacalle
Cecilia Malmström
Luis Alberto Monge
Matti Wuori

 
 
Website Security Test