Comunicados
 
Un checo es el ganador del Premio a la Diplomacia Comprometida en Cuba 2016-2018
25 de mayo de 2019
Filip Vurm trabajó entre 2014 y 2018 en la Embajada de la República Checa en Cuba. Al aceptar el premio expresó: "Me siento muy honrado de recibir el Premio a la Diplomacia Comprometida en Cuba. Este galardón me recuerda a todos los cubanos valientes y honestos que se esfuerzan en condiciones muy adversas por hacer de su hermosa patria un país democrático, justo y próspero. Para mí ha sido un privilegio conocer a estas mujeres y hombres durante mi estancia en Cuba. Me enorgullezco que sean ellos quienes apreciaron mis actividades diplomáticas en La Habana".
 

Desde el año 2003, el Premio a la Diplomacia Comprometida en Cuba destaca la labor solidaria de los diplomáticos extranjeros que cumplieron funciones en la Isla, brindando reconocimiento, apoyo y protección a quienes actúan pacíficamente allí en defensa de los derechos humanos y la promoción del pluralismo político.

En esta sexta edición, fueron nominados por su labor solidaria 14 diplomáticos extranjeros que culminaron su labor en Cuba entre los años 2016 y 2018: 6 de Estados Unidos, uno de los cuales obtuvo 7 votos; 2 de la Unión Europea y de Noruega; y 1 de República Checa, Suecia, Reino Unido, Francia y España. En total votaron 39 referentes democráticos en Cuba, de los cuales el diplomático checo recibió 29 votos y fue nominado por diferentes grupos y referentes del movimiento cívico cubano residentes en distintos lugares de Cuba.

Entre los fundamentos recibidos por CADAL apoyando la nominación del diplomático checo Filip Vurm, los colegas cubanos expresaron que:

-“apoyó varias de sus iniciativas, estuvo al tanto de la situación de ellas, se comunicaba permanentemente”;

-“muy al tanto del quehacer cultural independiente en la Isla, siempre nos tendió su mano solidaria cuando no teníamos donde hacer las Veladas Culturales”;

-“conocemos sus esfuerzos personales en profundizar el conocimiento de la Legislación cubana y asesorarse para dar la mejor respuesta o solución tanto a casos de ciudadanos checos como cubanos que han confrontado situaciones en Cuba relacionadas con la República Checa, lo que habla de su profesionalidad”;

-“ha sido uno de los principales animadores del no oficialista Club de Escritores Independiente de Cuba, que preside el destacado escritor y periodista cubano Jorge Olivera García y sus muchos encuentros de estos miembros de la sociedad civil independiente de la isla”;

-“Lo nomino por su labor destacada en el acercamiento de Europa a la realidad de la sociedad civil cubana, y su solidaria conexión con personalidades, activistas y proyectos independientes cubanos”;

-“ha sido muy profesional, pues ha combinado su deseo de realizar el bien, orientado a hacer valer los valores y derechos universalmente reconocidos y el respeto a nuestra propia identidad y creencias. Le ha dado continuidad de forma ejemplar al trabajo que realizó su predecesor y que mereció este premio en su momento. Un ejemplo de ello está en la visita que ha hecho a la vivienda de diferentes miembros de la sociedad civil cubana autónoma, cuando han sido reprimidos, así como ha participado en eventos y demás”;

-“Nos visitó con su esposa y pequeña  hija varias veces y participó en actividades. Nos invitó a su embajada y coordinó  contactos con otras embajadas posibilitando el compromiso de la UE con la protección de los DDHH y la democracia”;

-“En el tiempo que trabajó como diplomático en Cuba mostró una notable solidaridad y espíritu de apoyo a la Sociedad Civil y a los grupos que luchan por devolverle la democracia perdida a nuestra sufrida patria”;

-“Ha sido uno de los diplomáticos más involucrado directamente en el respeto por los Derechos Humanos y apoyó los grupos que exigen su cumplimiento, ha brindado ayuda a la Red de Bibliotecas Independientes asistiendo personalmente en ocasiones que fue invitado por motivo de alguna actividad. Su actuación ha sido ejemplar y nutrida de dignidad. Gracias a Filip Vurm y a la Republica Checa”;

-“Durante su estancia de algo más de tres años desarrollo una tremenda agenda de trabajo con la sociedad civil, la oposición democrática y los activistas de derechos humanos, que incluyo la selección de beneficiarios de fondos del gobierno checo y la salida a las provincias para verificar las violaciones de derechos humanos”.

 

  • Un checo es el ganador del Premio a la Diplomacia Comprometida en Cuba 2016-2018
  • Un checo es el ganador del Premio a la Diplomacia Comprometida en Cuba 2016-2018
  • Un checo es el ganador del Premio a la Diplomacia Comprometida en Cuba 2016-2018

 

Filip Vurm nació el 9 de mayo de 1982 en Praga. Estudió Historia en la Facultad de Letras de la Universidad de Carlos en Praga. Del 2008 al 2011 fue profesor de Historia en el Instituto checo-español Budějovická de Praga. Ingresó a la Academia Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Checa en octubre de 2011. Del 2012 al 2014 trabajó en el Departamento de Americas de la Cancillería checa. Desde el 29 de julio de 2014 al 17 de agosto de 2018 cumplió funciones como Tercer Secretario de la Embajada  de la República Checa en La Habana. Actualmente se desempeña como el Jefe Adjunto de la Embajada Checa en Afganistán.

En sus seis ediciones, el Premio a la Diplomacia Comprometida en Cuba que organiza el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) fue otorgado a tres diplomáticos de la República Checa, tres de Estados Unidos, dos de Alemania, dos de Suecia y uno de los Países Bajos, Polonia y Reino Unido. Por su parte, en 2017 CADAL le entregó una “Mención Especial a la Diplomacia Comprometida en Cuba” al escritor y diplomático chileno Jorge Edwards, autor del best seller “Persona Non Grata”.

Una de las diplomáticas premiadas, la holandesa Caecilia Wijgers, obtuvo también el Premio Palmer de la Comunidad de la Democracias luego de haber sido nominada por CADAL teniendo en cuenta su ejemplar labor en Cuba.

Por su parte, el sueco Ingemar Cederberg colaboró con su testimonio para la publicación del libro “Diplomacia y Derechos Humanos en Cuba: de la Primavera Negra a la liberación de los presos políticos” coeditado por CADAL y la Fundación Konrad Adenauer, con una edición en inglés.

El reconocimiento a los integrantes del movimiento cívico en Cuba, por parte de los diplomáticos extranjeros, consiste en no limitar las relaciones oficiales de un país democrático a los contactos con los funcionarios del régimen cubano de partido único. En un país democrático, los diplomáticos extranjeros -además de los contactos oficiales con las autoridades locales- también se relacionan y establecen intercambios con una muestra representativa de la sociedad en la que se encuentran. La diplomacia comprometida en Cuba implica no extenderle a los referentes del movimiento cívico independiente cubano el carácter “ilegal” que la dictadura les impone.

El apoyo y protección de diplomáticos extranjeros a los ciudadanos del país en que se encuentran y que son víctimas de la persecución, represión u hostigamiento político, es lo que caracteriza a una política exterior humanitaria basada en el compromiso internacional con los Derechos Humanos y a la cual se la define como “la nueva diplomacia”.

CADAL creó el Premio a la Diplomacia Comprometida en Cuba tomando como antecedente las acciones solidarias de varios diplomáticos extranjeros durante las dictaduras militares del Cono Sur.

CADAL eligió anunciar el resultado de este Premio el 25 de mayo porque ese día se recuerda el fallecimiento de Pedro Luis Boitel, figura emblemática del presidio político cubano, quien murió tras una prolongada huelga de hambre ese día en 1972. El 25 de mayo también es una Fiesta Nacional de la República Argentina que conmemora la Revolución de Mayo de 1810 y CADAL viene solicitándole desde 2003 a los sucesivos gobiernos argentinos que inviten a la celebración en la embajada en La Habana a referentes democráticos cubanos.